La apnea del sueño se define como trastorno en el que la respiración se interrumpe o se hace de manera superficial por un lapso de entre diez y treinta segundos. La forma más común es la denominada como apnea obstructiva del sueño la cual se debe a un colapso en las vías respiratorias, aunque también existe la apnea central del sueño y el síndrome de apnea del sueño compleja.

Quienes están en mayor riesgo de padecer apnea del sueño son los hombres, las personas con sobrepeso, los mayores de 40 años, las personas con cuellos más gruesos y vías respiratorias estrechas, congestión nasal, tabaquismo y antecedentes familiares, entre otras.

Algunos de los síntomas que más se presentan incluyen:

  • Somnolencia diurna excesiva
  • Ronquidos fuertes
  • Episodios observados de pausas en la respiración durante el sueño
  • Presión arterial alta
  • Despertar bruscamente con jadeo o asfixia
  • Boca seca o dolor de garganta al despertar
  • Sudoración nocturna
  • Dolor de cabeza por la mañana
  • Dificultad para concentrarse durante el día
  • Cambios de humor, como depresión o irritabilidad
  • Disminución de la libido

Si sospechas que padeces apnea obstructiva del sueño debido a ronquidos fuertes y dificultad para respirar, es importante que acudas con un otorrinolaringólogo. Llama al Dr. Jorge Díaz Barriga y Asoc. S.C. y agenda una cita.

Con información de MedlinePlus, Clínica de sueño y Clínica Mayo.