Seguramente crees que roncar es algo normal en la mayoría de los hombres y, en algunos casos de las mujeres. Sin embargo, cuando estos ronquidos son demasiados fuertes y frecuentes pueden ser síntoma de algo llamado apnea del sueño.

El ronquido se origina debido a que, al dormir, los músculos de la garganta se relajan y la lengua se retrae en la boca, impidiendo que el aire fluya. Es entonces que, al respirar, las paredes de la garganta vibran, generando el sonido característico del ronquido.

Algunos de los factores que favorecen la aparición de los ronquidos son: el sobrepeso, el tabique nasal torcido o doblado, los pólipos nasales, nariz congestionada, una lengua grande o un tono muscular deficiente, entre otros.

Aunque es un hecho que roncar de vez en cuando es normal, hay que poner especial atención si, sumado a los ronquidos, presentas somnolencia excesiva, dificultad para concentrarte, dolor de cabeza o garganta al despertar, sensación de ahogo por la noche o sueño intranquilo. De ser así, es posible que padezcas AOS (Apnea Obstructiva del Sueño) en cuyo caso te recomendamos consultar a un especialista en otorrinolaringología.

Para recibir una consulta integral, agenda una cita en el consultorio del Dr. Jorge Díaz Barriga y Asoc. S.C.

Con información de MedlinePlus, Clínica Mayo y Sanitas.