Es probable que aún no sepas que no debes introducir hisopos en tus oídos para limpiar el cerumen que se ha acumulado. Esta secreción es producida por unas glándulas situadas en el conducto auditivo externo y tienen como función proteger al oído de otras sustancias nocivas. Además, es un lubricante ...